GEI

GEI
09/11/2020 Ecologuía

Los gases de efecto invernadero, conocidos como GEI, son aquellos gases que se acumulan en la atmósfera terrestre y que son capaces de absorber la radiación infrarroja del Sol, aumentando y reteniendo el calor en la atmósfera. Es decir, son aquellos gases presentes en la atmósfera que dan lugar al efecto invernadero.

De la radiación solar que llega al planeta, 1/3 es reflejada al espacio y el resto absorbida por las diferentes capas del planeta (hidrosfera, litosfera, atmosfera). La radiación que procede del sol es de onda larga, mientras que la que refleja la tierra es de onda corta, tipo infrarrojos (desprenden calor); parte de este calor es absorbido por determinados gases de efecto inverandero (GEI) críticos para el desarrollo de la vida en la Tierra.

Los principales GEI son de origen natural, y son esenciales para la vida en el planeta, pues gracias a ellos nos beneficiamos del calor procedente del sol y ayudan al aumento de la temperatura del aire que se encuentra más cerca del suelo, por lo que consiguen mantener la temperatura del planeta para que haya vida en el mismo. La temperatura media del planeta es de 15 °C, y si no existieran los GEI sería de -18 °C.

La criticidad de los GEI se mide por su PCG (potencial de calentamiento global) o su capacidad de absorción de la radiación.